Rosas blancas en mi almohada.

Él me quería pura.
Y lo fui.
Él me quería arrodillada.
Y me arrodille.

Él me quería para si.
Y lo fui.
Él me quería para un rato.
Y un segundo lo fui.

Él me quería en sus brazos.
En medio de su pecho.
Allí estuve.
En un hueco de plumas y frutas.

Lista para ser devorada.
Para viajar al centro de su ser.
Viajar por su estomago.
Para luego ser expulsada.

Quería ser una rosa.
Su rosa.
Quería ser blanca.
Su rosa.
Pura, única, y perfumada.

Quizás la unión de nuestros cuerpos fue torpe.
Un encuentro de dos almas hambrientas.
Por la piel del otro.
Por el calor del otro.

Mis senos ansiosos por ser tocados.
Mi cuello ansioso por ser marcado.
Tu sexo listo para sentir mi calor.
Tu espalda lista para ser marcada.

Toda tu fuerza lista para envestirme.
Toda tu ternura lista para besarme.
Un juego natural de labios mordidos.

Dime amor, cuando te fuiste al mes.
Dime amor, cuando buscaste otro cuerpo.
¿Me extrañaste?

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s