Belleza esperada.

Mirarme al espejo siempre fue una aventura.
Recuerdo verme demasiado alta.
Mis ojos grandes como dos bolillas.
Mis labios finos como una oruga.
Mi cabello enredado como el nido de un pájaro.

Mirarme al espejo siempre fue una tragedia.
Recuerdo verme demasiado gorda.
Mis piernas aprecian los fiambres del negocio de al lado.
Mis pechos caídos, con líneas moradas antes desconocidas para mí.
Mi cabeza parecía llevar una carga debajo de mi mentón.

Mirarme al espejo siempre fue un juego de seducción.
Recuerdo ver mi cola, y palparla con suavidad.
Recuerdo ver mi sexo descubierto, tratando de entender que veían los hombres allí.
Recuerdo ver mi cuello, mis dedos rodeándolo sorprendidos por la suavidad.

Es una montaña rusa de ida.
Una vez que notas lo que lleva tu cabeza de allí para acá.
Nunca más puedes ignorarlo.

Es una montaña rusa, impulsada por comentarios ajenos.
Este re flaca.
Estas divina.
Estas gordita.
No gorda, pero gordita.

Es una montaña rusa de la que me gustaría bajarme.
Pero vi esos jeans, en esa vidriera, de esa tienda que nunca me animo a entrar.
Si bajo unos kilos…

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s