Miedo a Dios.

Mi terapeuta una vez me dijo, que Dios era la persona pobre, la persona que necesita cobijo y apoyo. A Dios no le interesa con quien paso la noche, con quien sueño cuando me masturbo.
A Dios le importa que reconozca su rostro en el del prójimo, que lo vea, y lo ayude en como pueda. En las puertas del cielo, me dirá que él era aquel niño del orfanato que sostuve en mis brazos como si fuera mi hijo.
Pero a veces, cuando mi fé es débil, dudo de la bondad de Dios. Sé que está mal, darle importancia a algo que en el fondo sé que no es así. Quizás es mi homofobia interna, que tengo que trabajar en ella.
Pongo mis prejuicios en la boca de otras personas, porque sé que saldrían de la mía si pudieran.
El papa dijo, que Dios ama a todos sus hijos, sé que Dios me ama. Pero pongo en el mi miedo a mí misma, mi miedo a ser yo.
Yo, la chica que besa a otras chicas.
Yo, la chica que sueña con besar a otras chicas.
Yo, la chica que no puede amar sexualmente a un hombre.
Dios, te pido que me des paciencia y fuerza, porque ser yo no es tan fácil como pensaba.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

La virgen y la niña.

Me pregunto que habrá sido de la niña que tenía moretones en el cuello, me pregunto que habrá sido de la niña que se orinaba en las noches. Era una niña de catorce años, cabello castaño y ojos que parecían las piedras de un rio.
Quise hablarle, decirle que había un hogar al que ella podría regresar, que todo estaría bien. Pero no salieron las palabras de mi garganta, quedaron atrapadas en la indiferencia de mi corazón.
No era mi hija, no era mi sobrina, su sangre no estaba atada a la mía.
“alguien más la cuidara.”
La mirábamos como si fuera un perro perdido, nadie tenía espacio para acogerla, nadie tenía tiempo de hablar con alguien que pudiera cuidarla.
La niña paraba frente a la virgencita de la iglesia de la merced, sus manos enredadas, los ojos llorosos mirando la imagen pintada de la virgen. Solo ella sabe que le habrá pedido la niña, pero me gusta pensar que ella le escucho.
Me duele pensar que la niña le pedía que alguien la cuidara.
Cada tanto sueño con la vida de esa niña, quien habrá creado las marcas de su cuello. Quizás una madre negligente, quizás un padre o hermano violento. Son pesadillas que durante el día me cuesta olvidar.
Niña de ojos grises como las piedras de un rio, dime quien te lastima, dime quien oculta tus heridas, prometo sanarlas y protegerte. Pero ya es tarde, su cuello se dobló, tus ojos se cayeron de sus cuencas, sus manos están atadas con una piola.
Dime niña de ojos perdidos, ¿Quién es el victimario de tu vida?

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Pensamientos familiares.

Quisiera ser psíquica, leer cada pensamiento intrincado de las personas que quiero. Saber que piensan en los últimos segundos antes de que la mente se les nubla y caigan en los brazos de Morfeo. Que piensan cuando los abrazo, cuando pido su atención, cuando estoy a su lado, y cuando no.
A veces siento que dejo todo por otras personas, que quizás no saben que no siempre estaré allí. Me siento como un juguete que antes era nuevo, y ahora esta en la repisa. Siempre dispuesta a jugar cuando ellos quieren.
No puedo ser egoísta.
No puedo hacer lo que yo quiera.
Eso significaría una discusión.
Siempre odie las discusiones, tener que enfrentarme a la otra persona, explicarle como me siento. Para llegar a un punto medio, que nunca se mantiene en el tiempo. Me gustaría poder preguntar, ¿Me quieres realmente? Y recibir la respuesta que sospecho. O simplemente poder sacar todas las fotos familiares, ser egoísta, no estar cuando ellos quieran jugar, y jugar yo sola.
No puedo ser egoísta,
No puedo hacer lo que yo quiera.
No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Romance en las novelas.

De vez en cuando me entrego al amor, es muy extraño, encontrarme con él en libros. En personajes que parecen ser perfectos, varoniles, decididos, y con la certeza de que aman a sus queridas.

Siento que en cada palabra que descubro, es nueva y única. Cada personaje un encuentro en un café, me dicen sus historias, estos hombres y mujeres. Sus deseos por el otro, sus sueños de encontrarse en una casita llena de niños y bailes románticos.

Escucho sus historias, convencido de que terminaran juntos al final o simplemente anhelaran encontrarse a través de cuerpos de extraños. Se traicionan, se juran amor eterno, se insultan y maldicen, pero nunca se olvidan.

Nunca se olvidan del deseo por el otro.

Sueñan con besar los labios del otro, sueñan con poder acariciar las manos del otro, y poder nadar en un rio desnudos. Siempre tomados de la mano, nunca separados.

Cuando termino un libro, me gusta pensar que siempre estarán juntos incluso cuando mueren.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

La verdad del arte.

Nadie quiere escuchar la verdad, nos dicen que debemos expresarnos, desnudarnos en nuestro arte. Pero nadie quiere ver la verdad, nadie quiere escuchar la verdad.
Es demasiado.
Te saca del pequeño ensueño de la vida.
Me gustaría poder mostrar mi arte, desnudarme y decir lo que siento. Sin filtros, ni hashtags, simplemente mi arte. Pero nadie quiere verlo realmente, aunque digan que sí, no quieren.
Es demasiado.
Los sacaría del pequeño ensueño de la vida.
Así que me quedare en mi habitación , escribiendo, pensando en todas las cosas que me gustaría decir y no puedo. La censura dejando un sabor agrio en mi boca. El tintero lleno y mi pluma limpia.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Adolescencia.

No se porque sigo sintiendo que soy esa adolescente, esa niña que abandona la infancia y se entrega a la adultez. Pero nada es tan simple.
Tuvieron que romperme los huesos.
Tuvieron que quemar mi piel.
Tuvieron que romper mi corazón.
Ellos siguen con sus vidas, y quizás mis compañeros de escuela no sufrieron tanto como yo. Ellos siguen con sus vidas.
Olvidan que rompieron mis huesos.
Olvidan que quemaron mi piel.
Olvidan que rompieron mi corazón.
Ellos siguen con sus vidas, quizás no sufrieron como yo. Pero yo recuerdo lo que sufrí. Lo que ellos me hicieron sufrir. Las redes sociales son una maldición en ese sentido, fotos de gatitos, fotos de perros siendo rescatados, y fotos de ellos con sus vidas normales.
Dia del amigo, todas las personas que me lastimaron allí. En fotos y videos sonrientes, ex amigos que me lastimaron también, aunque decían ser amigos.
No debería sentir resentimiento, estoy segura que no es envidia al menos no la que ustedes sospechan. Quizás es envidia de que ellos puedan vivir sus vidas y yo no.
Hay marcas en mi piel, en mis muñecas, en mis muslos, en mi corazón. Hicieron que yo misma me lastimara. Hicieron que yo misma intentara morir.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00