Mentiras de papá.

Dime, papá, que me quieres.
Dime, papá, que me quieres bien.
De forma normal y sana.

Papá, ¿Qué ganas lastimándome?
¿A quién lastimas realmente?
¿A la mujer que te pario?

Papá, ¿Por qué no estás?
Tengo que buscar tu imagen en otros hombres.
Tengo que buscar mi guía en otros hombres.

Hombres que no son responsables de mí.
Pero que me quieren mejor que vos.

Dime, papá, que me dejaras ir.
Es demasiado tarde ya, para charlas.
Es demasiado tarde ya, para que reflexiones.

Perdiste a tu hija cuando la golpeaste.
Y yo te perdí, cuando negaste tu paternidad.

Así que déjame irme de casa.
Que aquí no hay paz.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Miedo a Dios.

Mi terapeuta una vez me dijo, que Dios era la persona pobre, la persona que necesita cobijo y apoyo. A Dios no le interesa con quien paso la noche, con quien sueño cuando me masturbo.
A Dios le importa que reconozca su rostro en el del prójimo, que lo vea, y lo ayude en como pueda. En las puertas del cielo, me dirá que él era aquel niño del orfanato que sostuve en mis brazos como si fuera mi hijo.
Pero a veces, cuando mi fé es débil, dudo de la bondad de Dios. Sé que está mal, darle importancia a algo que en el fondo sé que no es así. Quizás es mi homofobia interna, que tengo que trabajar en ella.
Pongo mis prejuicios en la boca de otras personas, porque sé que saldrían de la mía si pudieran.
El papa dijo, que Dios ama a todos sus hijos, sé que Dios me ama. Pero pongo en el mi miedo a mí misma, mi miedo a ser yo.
Yo, la chica que besa a otras chicas.
Yo, la chica que sueña con besar a otras chicas.
Yo, la chica que no puede amar sexualmente a un hombre.
Dios, te pido que me des paciencia y fuerza, porque ser yo no es tan fácil como pensaba.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

El diablo también se lamenta.

Desear es gratis, las monedas que tiramos no.
Rezar es gratis, las lágrimas que lloramos duelen.
Me gusta rezarle a la virgen.
Pedirle que te tenga paciencia, y evite que nuestros caminos se crucen.
Me gusta pedirle deseos al destino.
Pedirle que me de paciencia, y evite que nuestros caminos se crucen.

Trato de negar mis recuerdos.
Trato de creerle a los demás.
“No fue para tanto.”
“Vos lo provocaste.”

Trato de negar mis recuerdos.
Trato de creerle a los demás.
Pero el dolor de mi corazón aún se siente.
Pero el dolor de mi mejilla aun lo recuerdo.

Quiero creer que es normal.
Esperar un golpe en vez de una conversación.
Quiero creer que es normal.
Crecer entre gritos y moretones.

No siempre fue malo.
Hubo momentos buenos.
Se traspapelan en mi memoria.
Creí que éramos la familia normal.

Éramos un infierno.
El diablo también llora.
El diablo también ríe.
El diablo también lamenta.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

La virgen y la niña.

Me pregunto que habrá sido de la niña que tenía moretones en el cuello, me pregunto que habrá sido de la niña que se orinaba en las noches. Era una niña de catorce años, cabello castaño y ojos que parecían las piedras de un rio.
Quise hablarle, decirle que había un hogar al que ella podría regresar, que todo estaría bien. Pero no salieron las palabras de mi garganta, quedaron atrapadas en la indiferencia de mi corazón.
No era mi hija, no era mi sobrina, su sangre no estaba atada a la mía.
“alguien más la cuidara.”
La mirábamos como si fuera un perro perdido, nadie tenía espacio para acogerla, nadie tenía tiempo de hablar con alguien que pudiera cuidarla.
La niña paraba frente a la virgencita de la iglesia de la merced, sus manos enredadas, los ojos llorosos mirando la imagen pintada de la virgen. Solo ella sabe que le habrá pedido la niña, pero me gusta pensar que ella le escucho.
Me duele pensar que la niña le pedía que alguien la cuidara.
Cada tanto sueño con la vida de esa niña, quien habrá creado las marcas de su cuello. Quizás una madre negligente, quizás un padre o hermano violento. Son pesadillas que durante el día me cuesta olvidar.
Niña de ojos grises como las piedras de un rio, dime quien te lastima, dime quien oculta tus heridas, prometo sanarlas y protegerte. Pero ya es tarde, su cuello se dobló, tus ojos se cayeron de sus cuencas, sus manos están atadas con una piola.
Dime niña de ojos perdidos, ¿Quién es el victimario de tu vida?

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Tu sexo.

Me arrodillo ante ti.
Le rezo a una parte de tu cuerpo.
Que late con vida y deseo.

Me arrodillo ante ti.
Esperando ver lo más profundo de ti.
El secreto que esconde la oscuridad de tu cuerpo.

Tu piel se sonroja con mis plegarias.
Con las promesas que pienso cumplir.
Solo para que cumplas el anhelo dentro de mí.

Soy una fiel creyente.
De que lo que escondes en tu falda.
Me hará llegar al cielo.

Me arrodillo ante ti.
Agarrada de tu falda.
Tus manos desordenando mi cabello.

Dime, amor mío, ¿Sabes que tienes a mi cielo?
Entre tus piernas.
Esta mi cielo.

Dicen que dos mujeres no pueden amarse.
Pero amarte con mis labios es el cielo.
Pero que tú dejes que te amé es el cielo.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Sexting.

Dime lo que no te atreves a decirme a la cara.
Dime lo que escondes bajo tus sabanas.
Cuando tus tobillos se estiran.
Y tus labios susurran mi nombre.

¿Qué quieres que haga?
Haz que me arrodille.
¿Qué quieres que diga?
Haz que diga las frases más taboo.

Escribe, aprieta enviar.
Escribe lo que no te atreves a decir.
Lo que ocultas en tus sabanas.
Nadie nos juzgara.
Nadie nos vera en la oscuridad de internet.

Arrodillada, en tu oscura habitación.
Ordéname que diga lo que más deseas.
Hasta mojar mis panties.
Haz que desee.
Llévame a extremo.
Has que desee estar contigo.

Escribe, aprieta enviar.
Deja que mis fotos te exciten.
Sacare la foto, y apretare enviar.

Hasta que podamos vernos.
Y unirnos en el calor del sexo.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

La mujer que se enamoró.

Dime que mi cabello huele a jazmín.
Que mis labios son todo lo que deseas.
Dime que mi cuello ruega por tu mordida.
Que mis piernas son el lugar en que quieres perderte.

Quiero que me prometas que no bajaras la luna por mí.
Pero que pelearas contra cualquiera que se interponga.
Quiero que me prometas que no separaras el océano.
Pero que pelearas contra las olas que quieran derribarme.

Quiero caminar de tu mano.
Quiero que sostengas mi cintura.
Mientras caminamos bajo la noche parisina.

Pinta en mi espalda el sol.
Pinta en mis muslos el océano.
Y en mis labios la promesa.

Has que la vida sepa a poco.
Que la eternidad suene insuficiente.
Que el cielo y el infierno nunca podrán separarnos.
Porque somos el tiempo.
Que sobrepasa todas las fuerzas.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Sexo en pandemia.

Tus dedos entre mis piernas.
Mis mejillas sonrojadas.
Mis pechos excitados.

Tus labios en mi cuello.
Una sonrisa contra mis mejillas sonrojadas.
Una sonrisa cruza por tu rostro.

Sabes lo que haces.
Sabes lo que provocas.
No puedo evitarlo.

Entre disculpas y risitas.
Terminamos en el baño.
Levantas mi falda mientras muerdes mi cuello.
Entre risitas y promesas.
Terminan en el sueño mis panties.

Sabes lo que haces.
Me llevas al extremo.
Cruzamos los limites.

Entre mis piernas tus dedos encuentran.
El punto que necesito que encuentres.
El punto que me hace gemir.

Sabes lo que haces.
Cuando muerdes mis pechos.
Cuando besas mis labios.

Nirvana se atraviesa por mis ojos.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Deseo en pandemia.

Es extraño.
Desear un extraño.
Manos en mi cuerpo.
Desconocidas, cuyos ojos no veo.

Cuando podía caminar por las calles.
Con la boca destapada.
Y esconderme en un hotel con cualquier mujer.
No deseaba sus manos como ahora.

Es raro, desear ahora.
Lo que antes era accesible.
Y ahora no.

Cuando nada es posible.
Mis manos recorren mi cuerpo.
Cuando nadie esta accesible.
Mi boca susurra nombres de desconocidas.

Es complicado, culminar en mi placer.
Y ver mi cama sola.
Y sentir mi cama fría.

Pero imagino un cuerpo curvo.
Cuando no es posible.
A mi lado, tocándome.
Sentir su calor.
Cuando no es posible.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

El cupido de Tinder.

Dime, señor amor.
¿Por qué no piensas en mí?
Dime, cupido.
¿Por qué no piensas en mí?

Las chicas que amo.
Me ven como amiga.
Las chicas que me aman.
No dicen nada.

Dime, amor.
¿Por qué no eres para mí?
Dime, cupido.
¿Cuál de tus flechas es mía?

Deseo que recorran mi cuerpo.
Por las noches.
Deseo que piensen en mi antes de dormir.
Por las noches.
Y que deseen verme antes de despertar.
Por la mañana.

Dime, amor.
¿Tengo que rendirme?
Dicen que el amor no está en un like.
Dicen que el amor no está en Tinder.
Dime cupido.
¿Dónde puedo encontrarte?

Me gustaría preguntarte, ¿Qué sucede?
Que nadie quiere mi corazón.
Que nadie quiere mi cuerpo.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00