Orgasmos en el atardecer.

Quieres saber que pienso.
Cuando mis dedos tocan mi sexo.
No pienso en ti.

Quieres saber que pienso.
Cuando mis dedos entran en mi sexo.
No pienso en ti.

Te preguntas si pienso en ti.
Como tú piensas en mí.
Soy la fruta prohibida que nunca tocaras.

Te preguntas como la chica que se sonroja.
Quiere que su sexo sea penetrado.
Te preguntas como la chica que reza.
Quiere que sus pechos sean mordidos.

Quieres saber cómo huele mi ropa interior.
Cuando esta mojada por el deseo.
Quieres saber a qué huelen mis sabanas.
Cuando el orgasmo hace temblar mis caderas.

Deseo al hombre que me hará temblar.
Deseo al hombre que hará poesía de mi sexo.
Deseo al hombre cuyo sexo me hará ver estrellas.

Pienso en él.
Encima mío, mordiendo y creando gemidos en mi cuello.
Pienso en él.
Desapareciendo en la noche, luego de tomar mi deseo.
Y hacerme suya.

No lloren como yo.

Rosas blancas en mi almohada.

Él me quería pura.
Y lo fui.
Él me quería arrodillada.
Y me arrodille.

Él me quería para si.
Y lo fui.
Él me quería para un rato.
Y un segundo lo fui.

Él me quería en sus brazos.
En medio de su pecho.
Allí estuve.
En un hueco de plumas y frutas.

Lista para ser devorada.
Para viajar al centro de su ser.
Viajar por su estomago.
Para luego ser expulsada.

Quería ser una rosa.
Su rosa.
Quería ser blanca.
Su rosa.
Pura, única, y perfumada.

Quizás la unión de nuestros cuerpos fue torpe.
Un encuentro de dos almas hambrientas.
Por la piel del otro.
Por el calor del otro.

Mis senos ansiosos por ser tocados.
Mi cuello ansioso por ser marcado.
Tu sexo listo para sentir mi calor.
Tu espalda lista para ser marcada.

Toda tu fuerza lista para envestirme.
Toda tu ternura lista para besarme.
Un juego natural de labios mordidos.

Dime amor, cuando te fuiste al mes.
Dime amor, cuando buscaste otro cuerpo.
¿Me extrañaste?

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00

Secretos.

Todos tenemos a alguien en el closet.
Un esqueleto lleno de cuchillos.
La boca cocida por si quiere hablar.

A la noche todos somos monstruos.
A la noche todos borramos chats.
Transformamos palabras en agresiones.
Transformamos agresiones en palabras.

Queremos todo a nuestro favor.
De día tememos la mirada del otro.
Pero a la noche somos más valientes.

Nos encerramos en habitaciones.
Deslizamos lencería por nuestra piel.
Nos sacamos nudes y seducimos virtualmente.

Nos encerramos en habitaciones con otros.
Tiramos lencería al suelo.
Nos unimos a desconocidos.
Mordemos su piel, pero nos creemos libres.

Todos tenemos secretos.
Marcas en la piel que nos da vergüenza de día.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00