Orgasmos en el atardecer.

Quieres saber que pienso.
Cuando mis dedos tocan mi sexo.
No pienso en ti.

Quieres saber que pienso.
Cuando mis dedos entran en mi sexo.
No pienso en ti.

Te preguntas si pienso en ti.
Como tú piensas en mí.
Soy la fruta prohibida que nunca tocaras.

Te preguntas como la chica que se sonroja.
Quiere que su sexo sea penetrado.
Te preguntas como la chica que reza.
Quiere que sus pechos sean mordidos.

Quieres saber cómo huele mi ropa interior.
Cuando esta mojada por el deseo.
Quieres saber a qué huelen mis sabanas.
Cuando el orgasmo hace temblar mis caderas.

Deseo al hombre que me hará temblar.
Deseo al hombre que hará poesía de mi sexo.
Deseo al hombre cuyo sexo me hará ver estrellas.

Pienso en él.
Encima mío, mordiendo y creando gemidos en mi cuello.
Pienso en él.
Desapareciendo en la noche, luego de tomar mi deseo.
Y hacerme suya.

No lloren como yo.

Narciso.

No quiero ser tu amante.

Si de día no tomas mi mano.

No quiero tocarte en la oscuridad.

Si de día no reconoces mi rostro en la multitud.

Es un amor clandestino.

Que yo pensaba que sería visible para cualquiera.

Es un amor a medias.

Que yo pensaba que sería completo.

Creí que si besabas mis pechos.

Amarías lo hay dentro de mi corazón.

Pero me desconoces.

Conoces cada kilómetro de mi piel.

Todos sus lunares.

Pero me desconoces como persona.

Nuestros cuerpos encajan perfectamente.

Como dos tuercas que se mueven al mismo ritmo.

Nuestras almas no saben bailar juntas.

Nuestras almas no saben congeniar en los momentos críticos.

Me siento una estúpida.

Al haber escuchado tus piropos.

Por haber caído al instante.

Soy como narciso.

Que al ver su reflejo en el agua.

Termina ahogada al instante.

No lloren como yo.

Poemas premiun.

2 poemas que no fueron publicados en el blog.

$2.00